Cargill: Innovación y sustentabilidad en la producción de soja

sostenibilidad cargill
El Informe de Sostenibilidad de la Soja en América del Sur 2021 trae los avances del Triple S, el programa de certificación de soja propiedad de Cargill.

En su informe semestral, Cargill publica los avances de la sustentabilidad en la producción de soja en Sudamérica.

La compañía asumió globalmente un compromiso para lograr la meta de una cadena de suministro 100% libre de deforestación para 2030. Los nuevos números de la empresa muestran que ella continúa con este rumbo en Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

El Informe de Sostenibilidad de la Soja en América del Sur 2021 trae los avances del Triple S, el programa de certificación de soja propiedad de Cargill. En Argentina, por ejemplo, participan inscriptos 122 agricultores que representan 85.000 hectáreas de producción de soja.

Iniciado en el 2010, el programa cuenta con asistencia técnica y genera una bonificación sobre la soja certificada que es exportada especialmente hacia Europa. Hoy, el Triple S cuenta con casi 400 campos en Sudamérica, con adhesión voluntaria, y este número debe continuar subiendo en 2022.

Otro aspecto mencionado fue el lanzamiento del portal de rastreabilidad SoyaWise™ para los clientes del Reino Unido que compran soja de Cargill, incluyendo la del Sudamérica. Los clientes utilizan herramientas de mapeo con ArcGIS para seguir sus flujos de soja hasta las subregiones en los países de origen y sobreponer datos como los riesgos de deforestación, lo que les ayuda a comprender mejor sus compras de soja y a transmitir la información a sus propios clientes.

Biomas

La protección de los biomas, o sea, del conjunto de vida vegetal y animal, es una actividad estratégica para la sustentabilidad. En Sudamérica, Cargill eligió tres biomas prioritarios, y sigue monitoreándoles y apoyando a proyectos que se preocupen con ellos. La floresta Amazónica, por ejemplo, es un hogar rico en diversidad, y también la casa de pueblos indígenas. El cultivo de soja ocurre al borde de la floresta. En paralelo, está la región brasileña llamada Cerrado, considerada el corazón de la producción agrícola del país. Allá, 46 millones de brasileños dependen directa o indirectamente de esa producción. Y también el Gran Chaco, región que avanza por Argentina, Bolivia y Paraguay, siendo la segunda floresta más grande de las Américas.

América del Sur es una de las principales regiones productoras de alimentos del mundo. Esta relevancia justifica el informe y la inversión en tecnologías que alinean los procesos de la empresa con los más avanzados en sustentabilidad y las mejores prácticas.

Para Renata Nogueira, gerente de Sustentabilidad de Cargill, ese compromiso es cotidiano e implica transparencia de datos con las comunidades y otros sectores de la sociedad. “La publicación de un informe robusto como este es parte de la construcción de una cadena más responsable, donde la agricultura y la vegetación nativa coexistan de manera económicamente viable para los agricultores y las comunidades locales”, comenta Renata.  Acá se puede leer el informe completo.