Nespresso afianza su programa para alcanzar el 30% de cápsulas recicladas

Soledad Cabut, Marketing Manager de Nespresso.

En el marco del programa global de sustentabilidad The Positive Cup, Nespresso avanza con su programa local de reciclaje hacia una economía circular.

Nespresso comenzó con su programa de Reciclaje local en 2013 con el objetivo de reciclar las cápsulas de café en un 100%, alineado al plan Global. Para ello, cuenta con dos socios estratégicos que son clave en el proceso de reciclaje: Eittor, la planta de tratamiento donde se reciclan las cápsulas separando el café del aluminio y Fundación Huerta Niño, la ONG que recibe el café para la preparación de compost orgánico en el desarrollo de huertas en escuelas rurales.

Asimismo, la compañía en Argentina cuenta con su propio sistema de recolección gestionado por GEA, empresa B. Para contar con una mayor adhesión por parte de los clientes, Nespresso entrega gratuitamente una bolsa verde hermética para que, una vez disfrutado el café, la cápsula usada se guarde dentro de la bolsa. El compromiso de los consumidores está en entregar las cápsulas usadas en los distintos Recycling Points.

nespresso

“El objetivo de tasa de reciclaje global 2022 es del 32% y a nivel local del 30%. Nuestro programa de reciclaje viene creciendo año a año, demostrando que el compromiso y la dedicación de todas las partes es efectiva”, asegura Soledad Cabut, Marketing Manager de Nespresso. En Argentina, la compañía dispone de más de 110 puntos de reciclaje, 70 puntos verdes y la posibilidad de entregar las cápsulas usadas al servicio de mensajería online que entrega las compras realizadas vía e-commerce.

“El próximo objetivo es cumplir con la tasa de reciclaje que nos propusimos para este año, y continuar fortaleciendo nuestros puntos de reciclaje como también la comunicación de los mensajes clave que hacen al programa. Todas las cápsulas de Nespresso son reciclables y nuestra meta para 2022 es que el negocio completo B2B2C alcance el 30% de cápsulas recicladas”, explica Cabut.

Para lograr el éxito del programa, la participación de los consumidores es fundamental. Por eso, la compañía realizó una alianza con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para comenzar a formar parte de #BArecicla, el plan de reciclaje de la Ciudad de Buenos Aires.

El reciclaje es un esfuerzo colectivo, y el aumento de las tasas de reciclaje depende de cuatro elementos clave:

1. Reforzar la comunicación a los consumidores para sensibilizarlos e impulsar la participación.

2. Trabajar con las autoridades para integrar el reciclaje de cápsulas en los planes de reciclaje colectivos.

3. Aumentar el número de puntos de reciclaje. Actualmente, en Argentina cuenta con más de 100 puntos.

4. Integrar a otros fabricantes de café porcionado en su plan de reciclaje para mejorar la disponibilidad y accesibilidad del reciclaje de cápsulas de aluminio.

A principios del 2020 Nespresso presentó a nivel mundial las cápsulas hechas con 80% de aluminio reciclado para la variedad de Master Origin Colombia y Volluto, a las que se le sumó luego la gama completa de World Explorations Range, Inspirazione Italiana y el resto de las gamas al correr los años.

Compost orgánico para huertas

Desde 2013, Fundación Huerta Niño recibe más de 80 toneladas de café al año en más de 100 escuelas rurales del país para utilizarlo como compost orgánico en el desarrollo de huertas que alcanzan a más de 15.000 niños.

En 2021, se recuperaron +125 toneladas de cápsulas que en su totalidad fueron donadas a FHN y el aluminio utilizado para la fabricación de nuevos objetos.

Por otro lado, recientemente la compañía de café anunció su certificación global como Empresa B, sumándose a las más de 4.500 empresas certificadas globalmente y 168 empresas a nivel local.

Nestlé Nespresso SA trabaja con más de 120.000 agricultores en 15 países a través de su Programa AAA Sustainable Quality™ con el fin de incorporar prácticas de sostenibilidad en las plantaciones. Lanzado en 2003 en colaboración con la ONG The Rainforest Alliance, el programa ayuda a mejorar el rendimiento y la calidad de las cosechas, garantizando un suministro sostenible de café de alta calidad y mejorando los medios de vida de los agricultores y sus comunidades.