Alianzas colaborativas para el desarrollo sostenible

Marcos Jofré, CEO de Bodega Trivento en su primer conversatorio sobre sustentabilidad.

Por Fiorella Lotti

Bodega Trivento realizó su primer conversatorio sobre sustentabilidad y abordó la importancia del rol de las alianzas colaborativas entre empresas e instituciones.

Bodega Trivento presentó la primera edición del conversatorio “Somos Sustentables”, un encuentro virtual con aliados y periodistas para hablar sobre el futuro de la sustentabilidad, las alianzas colaborativas y la presentación de sus programas.  

El encuentro se desarrolló en tres bloques. Participaron del primer panel Flavio Fuertes, Coordinador Ejecutivo del Pacto Global de Naciones Unidas y Sebastián Bigorito, Director Ejecutivo del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible, quienes compartieron su experiencia y visión sobre el futuro de la Sustentabilidad junto al CEO de Trivento, Marcos Jofré. “La sustentabilidad es compromiso. Hoy tiene una nueva etapa, con este conversatorio que tiene el objetivo de compartir nuestra experiencia y educar en sustentablidad”, indicó Jofré.

Al analizar el contexto actual y cómo la pandemia por Coronavirus impactó en la agenda de sustentabilidad, Fuertes explicó: “Desde Naciones Unidas veníamos advirtiendo sobre la importancia de tomarnos enserio esta agenda, y hoy con la pandemia y a casi un año de haber provocado una crisis sanitaria y socioeconómica nos demuestra que esta agenda es más importante que nunca. La importancia del llamado a la acción que necesitamos en los próximos 10 años para que todos los países puedan alcanzar los 17 ODS. Hablar desde una bodega sobre sustentabilidad significa que la organización está dispuesta a rendir cuentas sobre como contribuye a crear un valor económico, social y ambiental”.

Por su parte, Bigorito afirmó: “Hay dos fenómenos. Primero, cómo la Covid impactó en las agendas de sustentabilidad acelerando algunas tendencias, y en algunos casos poniendo en duda su velocidad de crecimiento para 2030. Pero también la sustentabilidad impactó en la pandemia. Las organizaciones que tenían una gestión sustentable pudieron dar una respuesta rápida y efectiva y de mejor calidad que aquellas que no la tenían”.

Al momento de definir una estrategia sustentable vinculada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los especialistas recomendaron primero identificar en qué ODS la organización puede hacer la mejor contribución, y en segundo lugar, basarse en la colaboración público-privada y privada-privada para aumentar el impacto.

En ese sentido, para formar una alianza, se necesita primero generar confianza. Luego, identificar un partner que complemente las capacidades propias, para que la alianza tenga una ventaja funcional.

Para Trivento, las alianzas son fundamentales para alcanzar sus objetivos. Para que un programa de desarrollo se cumpla satisfactoriamente es necesario establecer asociaciones inclusivas y colaborativas con objetivos compartidos centrados en las personas y el ambiente.

En el segundo bloque se expusieron iniciativas que la bodega mendocina lleva adelante en articulación con el sector público y privado, con el aporte y colaboración de instituciones como FonBec, INTA e IRAM.

Vid Nutricion Program

El programa Vid Nutricion Program (VDP) tiene como misión buscar el balance nutricional de la vid para lograr viñedos sustentables. “Actualmente en Trivento un viñedo tarda 4 años en entrar en producción y se amortiza en 20 años. Con este programa buscamos que el viñedo sea capaz de producir de manera sostenida, en volumen y calidad, hasta 30 años”, explicó Cristian Linares, gerente Agrícola.

El desarrollo del VNP consta de 3 partes: el estudio de nutrientes inorgánicos, el estudio de nutrientes orgánicos y el estudio de microorganismos del suelo Trichodermas. Las 3 se retroalimentan y se potencian. La aplicación de nutrientes orgánicos en el suelo ayuda al soporte de los trichodermas, los trichodermas ayudan a la mejor absorción de los nutrientes inorgánicos y los nutrientes orgánicos ayudan a la mejor conservación del suelo y hacen más eficiente la absorción de nutrientes inorgánicos. “Funciona como un círculo virtuoso que nos permite mejorar continuamente la sustentabilidad de nuestros viñedos”, agregó.

La investigación a cargo de Linares cuenta con la colaboración con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Rama Caída en San Rafael. Eliana García, representante del instituto, indicó: “Desde el INTA queremos llegar a cualquier productor para acercarle nuestros conocimientos a través de un asesoramiento técnico o transferir esta tecnología”. 

Vientos de oportunidades

Durante más de una década, Trivento implementó iniciativas relacionadas con la educación, como la terminalidad educativa semi-presencial, becas de estudios y plan de desarrollo de colaboradores, que forman el programa Vientos de Oportunidad y tienen un impacto positivo en los colaboradores, sus familias y miembros de la comunidad mendocina.

Fernanda Bertinatto, responsable del programa, relató: “Vientos de Oportunidades es un programa que se creó hace más de 12 años en Trivento con el fin de acompañar a los colaboradores en su formación y desarrollo. Elegimos la educación como herramienta más poderosa en la vida de la gente”. 

En 2018 realizaron una jornada para generar ideas creativas. De allí nació el proyecto de elaborar un vino cuyas ganancias se emplearan para nuevas becas. Muchos coincidieron en que Malbec es la variedad más representativa de la compañía y en especial de la línea Trivento Reserve. Luego surgió la inquietud de presentarlo de una manera innovadora. Con este desafío, el equipo enológico incursionó en la técnica de elaboración de un blanco a partir de uvas tintas y así nació Trivento White Malbec.

La primera cosecha ya está disponible en mercados como Irlanda, Dinamarca, Bélgica, los Países Bajos, Argentina y Mongolia. Con las ventas se reúnen fondos para entregar cada vez más becas articuladas a través de FonBec, fundación dedicada al acompañamiento económico y académico de estudiantes destacados para que finalicen sus estudios.

Graciela de Barranco, representante de FonBec, indicó: “Trabajamos con instituciones privadas y públicas, y para nosotros es fundamental compartir este trabajo para lograr un verdadero impacto. Solos no podemos hacer nada. Trivento es una empresa pilar en la fundación y trabajamos juntos desde 2015”.

Desafíos en tiempos de pandemia

Para continuar con sus operaciones, la bodega debió implementar ciertas normativas durante la pandemia. “Nuestro objetivo fue salvaguardar la salud de quienes trabajamos en Trivento y mantener la sustentabilidad de la producción. La conformación de un comité interno fue clave para el éxito. Trabajamos preventivamente, antes de que se defina la cuarentena, ya estábamos pensando en las medidas para continuar con la producción”, explicó Sebastián Cuervo, responsable del proyecto.

Entre las medidas que tomaron, se encuentran:

  • Triage de todas las personas que acceden a la planta.
  • Tareas de segmentación y cluster de trabajos.
  • Asesoramiento a cómo seguir frente a casos sospechosos.
  • Capacitaciones de las medidas para trabajar en la cultura interna.
  • Desarrollo de un protocolo certificado por el IRAM.

“Se logró en tiempo récord desarrollar el Protocolo Covid EDP 3820, trabajado con distintas cámaras empresariales y sectores de la ciudadanía. Trivento fue la primera bodega con la que trabajamos la verificación de su protocolo, convirtiéndose en un modelo para la industria”, relató Gastón Olibano, representante de IRAM.

Generando un negocio sustentable

En el último bloque, la conversación estuvo enfocada en la sustentabilidad como estrategia del negocio, con la participación de Valentina Lira Subgerente de Sustentabilidad de Viña Concha y Toro. 

Valentina Lira, subgerente de sustentabilidad – Viña Concha y Toro.

Al respecto, Liga contó: “En 2012 logramos consolidar un proceso de planificación estratégica que no estuvo exento de desafíos: el primero tiene que ver con acordar en conjunto las metas y objetivos de la compañía. El desafío del involucramiento y participación de la gente y las áreas de la compañía, como con los stakeholders”.

Además, consideró: “Las organizaciones tienen que empezar a ver que cuando uno trabaja la sustentabilidad de manera balanceada, el beneficio ambiental y social es externo, pero también es interno. La gente tiene mayor motivación y quieren participar. Cada vez son más los que se involucran. Además, los principios de inversión responsable hacen que los inversionistas estén mirando el desempeño sustentable de la empresa”.

Respecto a la cadena de valor, Concha y Toro descubrió que debieron elaborar una agenda para cada proveedor de acuerdo a sus necesidades y debilidades, y consolidarse como un socio estratégico para recorrer el camino de la sustentabilidad en temas ambientales y sociales. “Cuando uno segmenta de acuerdo a las necesidades prioritarias se genera un orden, y si el proveedor ve que forma parte del producto se refleja en su desempeño”, concluyó.