El MINI clásico, ahora también eléctrico

Mini Recharged - BMW
El MINI clásico de BMW se lanza al futuro de forma sustentable.

El proyecto MINI Recharged es una oportunidad para seguir contando la historia del Mini clásico en el siglo XXI, de forma sustentable.

La conversión de unidades del Mini clásico a un motor eléctrico combina valores tradicionales con tecnología orientada al futuro. La idea nació incluso antes de que el fabricante Premium británico tuviera una oferta de vehículo completamente eléctrico con el MINI Cooper SE. Como caso excepcional, en 2018 se fabricó un Mini clásico eléctrico y se presentó en el Auto Show de Nueva York. Las reacciones fueron tan positivas que un equipo dedicado de la Planta de MINI en Oxford se puso a trabajar y desarrolló el plan para poner a disposición de los clientes que poseen un Mini clásico una oferta correspondiente.

Para experimentar el manejo tradicional de un go-kart con un tren motriz libre de emisiones, el motor de gasolina original del Mini clásico se reemplaza por un motor eléctrico moderno. Solo se realizan cambios reversibles en la sustancia del vehículo durante la conversión como parte de MINI Recharged. Durante la conversión, el motor original de cada vehículo se marca y almacena para que pueda reutilizarse en caso de una futura modificación del Mini clásico.

“Lo que está desarrollando el equipo del proyecto preserva el carácter del Mini clásico y permite a sus fans disfrutar de un rendimiento completamente eléctrico. Con MINI Recharged, estamos conectando el pasado con el futuro de la marca”, dice Bernd Körber, director de la marca MINI.

El proyecto MINI Recharged significa que la vida útil de un vehículo puede prolongarse de forma sustentable. El sistema de propulsión es un motor eléctrico moderno que genera una potencia continua de hasta 90 kW y acelera el Mini clásico electrificado de 0 a 100 km/h en aproximadamente nueve segundos.

La energía es suministrada por una batería de alto voltaje, que puede cargarse con una potencia de hasta 6.6 kW y permite una autonomía prevista de unos 160 kilómetros. Además, cada Mini clásico electrificado de MINI Recharged recibe el característico grupo de instrumentos central, familiar desde los primeros días del clásico, que ahora muestra la temperatura de manejo, la marcha seleccionada, el rango y la velocidad.

El trabajo a medida del Mini clásico se lleva a cabo exclusivamente en el Reino Unido. Cada vehículo convertido recibe un número individual, lo que lo hace único. “La individualidad también juega un papel importante con MINI Recharged”, dice Sebastian Beuchel, director de Gestión Global de la marca MINI. “Siempre se han creado modelos Mini clásicos únicos, que incluyen verdaderas obras de arte sobre ruedas. Es por eso que también se planean futuras colaboraciones como parte del programa MINI Recharged, lo que permitirá a artistas conocidos expresar su creatividad con modelos Mini clásicos especialmente diseñados”.