Natura compra bonos verdes del Parque Solar Ullum

amazonia

Natura es Carbono Neutral y ya se encuentra en camino a ser Carbono Zero, y es en este marco que anuncia la compra de 100.000 toneladas o bonos verdes del Parque Solar Ullúm de Genneia.

Esta compra de bonos sustentables compensa las emisiones emitidas por la compañía durante 2018 a 2020, en concordancia con su visión de impulsar el triple impacto.

Desde 2007 Natura es Carbono Neutral. A través del Programa Carbono Neutro, la compañía tiene por objetivo reducir las emisiones relativas de CO2 generadas por su cadena de valor y compensar, aquellas que no se logren reducir, en el mercado voluntario de carbono.

Todas las emisiones que se generan en el proceso de fabricación se contabilizan y se compensan, incluso las que se originan en la extracción de la materia prima, en el transporte, en las oficinas, tiendas, centro de distribución y también las emisiones de uso y descarte por parte del consumidor. Este año, se realizó la compra de bonos del Parque Solar Ullúm de Genneia: una operación que permitió certificar una reducción de 100 mil toneladas de C02 y compensar las emisiones del período 2018-2020.

“Hace un largo tiempo que trabajamos en la compensación de emisiones de carbono, y esta compra histórica refleja el camino ya recorrido en la materia y nuestro compromiso a largo plazo con la crisis climática. Para nosotros es fundamental impulsar el triple impacto y aquellas alianzas que potencian el compromiso y colaboración para conciliar el desarrollo económico, el bienestar social y la regeneración ambiental”, explica Sabina Zaffora, Gerenta de Sustentabilidad de América Hispana para Natura.

El Programa Carbono Neutro de Natura busca contabilizar, reducir y neutralizar sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y al día de hoy, el programa lleva 4 millones de toneladas de carbono compensadas a través de 43 proyectos en América Latina; y ahora suma las 100 mil toneladas recientemente compradas para seguir compensando las emisiones generadas.

“Así como la conservación de la Amazonia, región en la que trabajamos hace más de 20 años, es un pilar fundamental en nuestras acciones para enfrentar la crisis climática, la utilización de energías renovables y bonos verdes también lo son”, describe Zaffora.

La certificación y emisión de bonos de carbono son un mecanismo internacional de descontaminación, que tienen el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los mismos fueron establecidos en el año 2005 en el Protocolo de Kyoto, como uno de los tres mecanismos clave para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global.

“Es un orgullo poder acompañar una vez más a Natura en este compromiso clave con el medioambiente. Como actores sociales activos del cambio es importante transmitir este tipo de mensajes al sector privado para que puedan adoptar nuevos modelos de negocio y dirigirse hacia una ruta más sustentable. El desafío hacia la lucha contra el cambio climático ya no es optativo, es obligatorio y todos debemos aportar nuestro granito de arena en esta situación”, asegura Gustavo Castagnino, Director de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Genneia.