El Canal de Panamá en proceso hacia la descarbonización

El Canal de Panamá en marcha a ser carbono neutro antes del 2030.

El Canal de Panamá inició el proceso de descarbonización de sus operaciones, con el objetivo de convertirse en carbono neutral para el 2030.

“En el Canal de Panamá estamos creando las herramientas para generar eficiencias que nos permitirán alcanzar la neutralidad de carbono. Esta estrategia es fundamental para la operación y la sostenibilidad del Canal a largo plazo”, dijo el administrador de la vía interoceánica Ricaurte Vásquez Morales.

“Este proceso continuará con nuestros esfuerzos por minimizar el impacto ambiental del Canal, los cuales ya incluyen alentar a nuestros clientes a usar combustibles limpios y a reducir su huella de carbono, añadió el administrador.

Acciones operativas

Si bien el Canal de Panamá contribuyó a una reducción de más de 13 millones de toneladas equivalentes de CO2 en 2020, al ofrecer una ruta más corta para los barcos en comparación con los trayectos alternativos más probables, la vía interoceánica reconoce la importancia de hacer que su propia operación sea carbono neutral al final de la década.

Para iniciar la transición hacia un Canal más verde, la vía interoceánica incorporó cuatro automóviles eléctricos, para recolectar data con miras a migrar su flota hacia vehículos que no utilicen combustibles fósiles.

Parte de su plan estratégico de descarbonización también incluye remolcadores y lanchas que utilicen combustibles alternativos, el reemplazo de los procesos de producción de electricidad a favor de plantas fotovoltaicas, el uso de energía hidráulica y asegurar que las instalaciones sean ambientalmente sostenibles.
 
En 2013, el Canal de Panamá comenzó a medir su huella de carbono para alinear sus acciones con los objetivos globales de reducir las emisiones. Su plan de convertirse en carbono neutral fue reforzado en 2017 con el lanzamiento de su Calculadora de Emisiones, una herramienta que no solo permite a los operadores medir sus emisiones de gas de efecto invernadero (GEI) por ruta, sino también fortalecer el análisis del Canal sobre las emisiones producidas por sus operaciones diarias.

También, ha tomado medidas en búsqueda de maximizar su eficiencia operativa y ambiental, implementando acciones de conservación del agua y optimizando el tránsito.

A través de la Ventana Única Marítima de Panamá (VUMPA) se ha mejorado la eficiencia y huella de carbono de procedimientos de transbordo al agilizar el papeleo logístico para clientes internacionales transitando por el país, ahorrando hasta 3,260 horas y más de 300,000 formularios impresos al año.

Como parte de la nueva iniciativa nacional, el Canal de Panamá desarrollará un inventario anual de GEI.

El valor de la Ruta Verde

A través del Programa de Reconocimiento Ambiental “Green Connection, la vía interoceánica ofrece el Green Connection y el Environmental Premium Ranking (EPR), los cuales destacan a clientes que demuestran un excelente rol de administración ambiental, incluyendo el uso de combustibles bajos en carbono y rutas ambientales conscientes, brindándole cupos prioritarios.

El Canal de Panamá también promueve los esfuerzos de la Organización Marítima Internacional (OMI) por minimizar el impacto ambiental de la industria del transporte, desde la implementación de la regulación OMI 2020, hasta sus esquemas de separación del tránsito y programas de reducción de la velocidad de los buques. Al apoyar esta última, por ejemplo, el Canal ayuda a los operadores a reducir el riesgo de chocar con cetáceos migrando cerca de la vía interoceánica, a la vez que disminuyen la emisión de GEI y gases contaminantes en un promedio del 75 %, dependiendo del tipo, tamaño y combustible utilizado por cada buque.

Sostenibilidad de la Cuenca Hidrográfica

Una de las principales iniciativas del Canal es el Programa de Incentivos Económicos Ambientales (PIEA) el cual provee recursos a los agricultores locales, desde títulos de propiedad de sus tierras hasta capacitación en técnicas agroforestales, que les permiten desarrollar, reforestar y proteger la cuenca hidrográfica. Como resultado, el Canal de Panamá y las comunidades han reforestado más de 12,000 hectáreas.