Coca-Cola junto al desarrollo económico de las mujeres de la región

Webinar de Coca-Cola "Mujeres que transforman" , con panel de debate.

A finales de este año, Coca-Cola habrá alcanzado su meta global de capacitar a 5 millones de mujeres alrededor del mundo con herramientas para potenciar sus emprendimientos, enmarcada en 5by20, la iniciativa global que la Compañía Integral de Bebidas se planteó en 2010 como parte de su compromiso con el desarrollo económico de las mujeres.

Para darle un cierre a este programa y conocer al detalle las acciones que se llevaron a cabo durante estos diez años, se realizó hoy #LasMujeresTransforman, un webinar en vivo y de acceso libre, que propuso un espacio de reflexión y diálogo en el que expertos de toda la región ofrecieron una mirada plural sobre el rol de las mujeres en el crecimiento de las comunidades.

En la región,5by20alcanzó a más de 66 mil productoras, agricultoras, proveedoras, distribuidoras, minoristas, recicladoras y artesanasen Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay y Perú, con actividades que apuntaron a neutralizar las barreras más duras que enfrentan las mujeres cuando se trata de su independencia económica.

“En cada país nos asociamos con gobiernos y organizaciones locales, y junto a ellos desarrollamos programas específicos de formación en gestión de negocios y redes de mentorías entre pares. Llegamos a mujeres que integran la cadena de valor de la Compañía, pequeñas emprendedoras y otras que sueñan con serlo, tanto en las grandes ciudades como en poblaciones más alejadas”, detalló durante su exposición Ángela Zuluaga, Vicepresidenta sénior de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad para América Latina de Coca-Cola.

En Argentina, Coca-Cola se asoció con la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA) y Fundación Global para llevar adelante en todo el país el programa 20+20, mujeres liderando el cambio, que ofreció herramientas en administración, tecnología y marketing para que las kiosqueras potencien sus negocios. Asimismo, y de la mano del posgrado en agronegocios de la Universidad de Buenos Aires(UBA), se entregaron becas a mujeres para continuar sus estudios que les permitan seguir rompiendo barreras en un ámbito muy ligado a lo masculino. La iniciativa alcanzó a más de 10.000 mujeres de todo el país.

En ese sentido, Zuluaga recalcó: “Haber alcanzado la meta que nos propusimos nos enorgullece, nos da satisfacción y refuerza nuestro compromiso con un tema central para la sociedad y para la Compañía. Estamos convencidos de que el desarrollo de las mujeres es clave para el crecimiento de las comunidades y un motor para la economía de las naciones, y esta mirada es parte de un proceso sostenible en el tiempo que atraviesa nuestra forma de hacer negocios”.

La pandemia por COVID-19 va a comprometer los progresos logrados por las mujeres en las últimas dos décadas para reducir la brecha económica que las separa de los hombres. Según datos de la CEPAL y el FMI se prevé una contracción real del PBI del 8%, la población de América Latina y el Caribe llegará a casi 38% de pobreza y eso afectará a las mujeres mayormente.Entre los trabajadores de la economía informal que sufrieron un impacto significativo por la pandemia, el 42 % son mujeres y están en sectores de alto riesgo. Ellas constituyen el 74% de los empleados en el sector sanitario y social, y el 78% en el sector de servicios, que son los que más han sufrido un parate por las cuarentenas.

Así lo detalló María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe,quien fue la primera expositora del encuentro, y destacó que “invertir en política de cuidado no es solo es necesario como respuesta a la crisis sino inteligente, porque es una inversión que genera un triple dividiendo: contribuye al bienestar de las personas, permite la creación directa e indirecta de empleo de calidad y facilita la participación de mujeres en la fuerza de trabajo, lo que supone un retorno al estado de impuestos y una mayor renta a las familias.”

“Es necesario fortalecer tanto la inversión pública como privada en establecer sistemas nacionales de cuidado, y que la macroeconomía y las políticas fiscales tengan enfoque de género. El presupuesto de la nación es el gran instrumento de desarrollo humano cuando hace las cosas de manera inclusiva, por eso bregamos por que existan compras inclusivas al estado, un campo enorme donde hoy las mujeres no tienen cabida”, señaló Vaeza.

El encuentro contó con la conducción de Gala Díaz Langou, Directora del Programa de Protección Social del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), de Argentina, quien remarcó que “garantizar una mayor igualdad en la economía para todas y todos debería ser un imperativo por el simple hecho de que se trata de igualar las oportunidades que tienen las personas, pero además porque las organizaciones y los países que tienden a una mayor y mejor inclusión también perciben retornos”.

Díaz Langou coincidió en la importancia de políticas públicas “como los procesos de compras que tiendan a una mayor diversidad” y destacó la importancia de la articulación del sector público con el privado, que “tiene un rol de corresponsabilidad”.

En ese sentido se explayó durante el debate de los panelistas Martín Burt, fundador y Director Ejecutivo de Fundación Paraguaya, una de las entidades que se asoció con Coca-Cola para llevar adelante 5by20: “Nadie puede hacer este trabajo solo. Si queremos llegar a escala tenemos que tener apertura y aprender a pedir ayuda, como hicimos en nuestro caso con la Oficina de la Primera Dama o diferentes ministerios, que es lo que nos permitió articular. Nosotros podemos tener una estrategia muy ágil, pero ellos tienen la llave de la puerta. Y con el sector privado, ser parte de las cámaras decomercio, trabajar con el pacto global, articularse con las empresas que están pasando por un cambio, de la maximización de ganancias a un enfoque de inclusión de todos los sectores, hay que mostrarles cómo su productividad puede aumentar incorporando alas mujeres”.

Joaquín Morixe, Director Ejecutivo Endeavor de Uruguay, explicó cómo ayudan las mentorías entre pares a cargo de mujeres emprendedoras con negocios ya consolidados, que ya transitaron ese camino, “para mostrarles que no están solas, que las problemáticas que tienen ya lastuvieron otras yde alguna forma ya las resolvieron”.Y señaló: “El poder de la inspiración es gigante y es bueno cuando lo hace desde un par. Demostramos que simplemente tienen queponerse a ejecutar, y que con mucha determinación pueden hacer de sus negocios algo más grande, generar un puesto más de trabajo, aumentar la facturación y contribuir con el crecimiento del país”.

Por su parte Alejandra Mustakis, Presidenta de la Asociación de Emprendedores de Chile, resaltó que América Latina está ante “una posibilidad histórica de escribir la nueva historia” y el mejor lugar para hacerlo es desde el emprendimiento, “que hace que las cocas pasen, que los sueños se conviertan en realidad”.Mustakisdetalló que “terminó la era industrial, masculina, de contratación y estandarización, y estamos en una era digital que es muy femenina, cambiante, conciliadora, colaborativa. Las mujeres estamos llamadas a escribir la nueva historia, que es cómo vamos a organizar la sociedad. Y en Latinoamérica tenemos muchísimo talento y capacidad. Si nos unimos, podríamos desde acá reinventar el nuevo mundo y no esperar que otros países vengan a decirnos otra cosa”.

Denise Dalense, chef ejecutivo del restaurante “La Playa” de Bolivia, contó su experiencia como participante del programa 5by20 y destacó que la capacitación le permitió, entre otras cosas, que su restaurante “tenga una mejor posición y pueda sobrellevar esta crisis. Hemos podido mejorar en base a estas herramientas nuestros procesos, hacer una industrialización de servicios y hacer que nuestro mercado consuma y crezca nuestro negocio”.

Andrea de la Piedra García, Co fundadora y CEO Aequales, de Perú, aseguró que las organizaciones “pueden ser agentes de cambio para el cierre de la brecha de género y, si no lo hacen, están perdiendo dinero y ventaja competitiva, y no están teniendo un rol importante en nuestra sociedad”. En ese sentido, señaló que “si las empresas adaptan sus políticas, sus prácticas, sus formas de reclutar, entendiendo que vivimos en una sociedad cargada de estereotipos, puede impactar en que cada vez haya más mujeres ascendiendo y teniendo posiciones de liderazgo, asumiendo roles diversos, y está comprobado que las organizaciones que tienen más mujeres en puestos de liderazgo son más rentables”.

Durante la sesión,Ángela Zuluaga remarcó: “En Coca-Cola somos consistentes con este enfoque. Tanto hacia afuera como hacia adentro de la Compañía. Nuestra presidenta para la región es mujer. Particularmente en el Sur de América Latina, la mitad de los líderes de la primera línea son mujeres.  Además, una de cada dos promociones a puestos gerenciales y uno de cada dos nuevos ingresos para esos cargos, corresponden a mujeres. Esta cuestión se da en el marco de una cultura sustentable de inclusión, donde la equidad de género es clave y, en términos laborales, se da en forma natural. La mitad de los empleados de la Compañía a nivel global son mujeres”.