Argentina resguarda el Río Paraguay

168

Los países vecinos trabajan de manera conjunta con el objetivo de preservar este recurso hídrico.

Junto con Cancillería, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación propuso a las autoridades de Paraguay constituir encuentros de trabajo para abordar los problemas ambientales en relación a las aguas compartidas del Río Paraguay.
La cartera que conduce Sergio Bergman, a través de su Subsecretaría de Fiscalización y Recomposición, avanza con representantes de Paraguay para constituir un Grupo de Trabajo ad hoc con el objetivo de abordar y evaluar medidas inmediatas y necesarias para dar una solución a la problemática generada por el basural a cielo abierto denominado Cateura.
La iniciativa surge motivada por la preocupación de Argentina por el desborde de las piletas de lixiviados y su liberación al Río Paraguay. En ese sentido, Juan Trebino, titular de la Subsecretaría rescató “la importancia de la labor conjunta que viene sosteniendo el Ejecutivo nacional para el correcto abordaje de esta problemática” y adelantó que “las autoridades paraguayas se encuentran receptivas respecto a nuestro requerimiento de controlar, monitorear y determinar los posibles riesgos de contaminación”. “En lo sucesivo, Argentina y Paraguay comenzarán un ciclo de mesas de trabajo que tienen como eje recomponer la situación ambiental que nos ocupa”.
El Río Paraguay es uno de los principales de América del Sur, es el principal afluente del río Paraná y uno de los más importantes de la Cuenca del Plata. Nace en el Estado brasileño de Mato Grosso y está formado por el San Lorenzo y el Cuyabá. Su anchura media es de 500 metros, su profundidad de 5,50 y su longitud total de 2625 km. Sirve de límite entre Brasil y Bolivia, entre Brasil y Paraguay, y entre éste último y Argentina, hasta desaguar en el río Paraná frente a la localidad argentina de Paso de la Patria.
Su curso alto forma en gran parte los mayores humedales de América: los bañados de Otuquis y el Gran Pantanal, que actúa como un gigantesco regulador de su caudal, y, a su vez, del caudal del río Paraná.