Sólo el 0,27% del presupuesto nacional 2018 será usado en cuidado ambiental

96

Cada año FARN realiza un análisis sobre el presupuesto nacional, con foco en las inversiones en materia de protección y conservación de los recursos naturales, en comparación con aquellas actividades contrarias, es decir, que generan o podrían generar un impacto ambiental negativo.
Los sectores analizados abarcan los que generan mayor emisión de gases efecto invernadero (GEIs): agricultura, ganadería, silvicultura y otros usos del suelo, así como energía, que incluye al sector transporte.
El análisis realizado por María Marta Di Paola -Directora de lnvestigación de FARN- arroja como conclusión general que las partidas identificadas como compatibles con el cuidado ambiental representan tan solo el 0,27% de los gastos presupuestados para el año 2018, mientras que aquellas etiquetadas en la categoría de actividades contrarias alcanzan al 5,36%.
En 2018, por cada peso que se invierte en cuestiones ambientales, se invierten $20 en cuestiones que colaboran en su degradación.

Conclusiones centrales:
>>> Las políticas destinadas a la conservación de recursos naturales totalizaron $3.753 millones, un 42% más que el año pasado.

>>> Como sucede año tras año, la constitución del Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de Bosques Nativos cuenta con un bajo porcentaje dinerario. Este año se le otorgarían $13,5 millones menos que en 2016, representando un 0,02% del presupuesto nacional, valor que el año pasado llego a 0,03%.

>>> El Sistema del Manejo de Fuego durante 2017 ha pasado bajo la órbita del Ministerio de Seguridad. Sin embargo, también mantiene ciertos fondos en el marco del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable (MAyDS). Al comparar las partidas del MAyDS de la partida “Conducción del Sistema Federal de Manejo del Fuego”, hay una reducción del 88% de fondos, pasando de $239 millones en 2017 a $30 millones en 2018.
>>> En las inversiones del sector agropecuario y forestal se destinarán un 34% a las provincias vinculadas al Plan Belgrano, algunas de las cuales como Salta, Chaco y Formosa, coinciden con el mayor grado de avance de la superficie sembrada con soja sobre bosque nativo.
Por lo tanto, se fomentará la inversión en el sector que más afectó el cambio del uso del suelo, en aquellas provincias donde el avance de la frontera agropecuaria ha generado los mayores daños sobre el bosque nativo.
>>> En el sector energético se observa que por cada $1 invertido en energías renovables y eficiencia, se invierten $61 a la generación con combustibles fósiles y subsidios a tales energías.
>>> Se observa un incremento de los fondos vinculados a medidas contrarias en el sector transporte. En comparación con el año 2017, el transporte ha aumentado su participación entre las partidas en 10 puntos porcentuales, los cuales han disminuido del sector energético. Por cada $1 que se destina al transporte menores emisiones GEIS, se estima que se invierten $104 a cuestiones vinculadas a medios de transporte que fomentan las emisiones, situación que se ha incrementado considerablemente desde el presupuesto pasado cuando la ratio era 1:7.
>>> Entre los fondos a invertir en las obras de infraestructura, se evidencia que en el 2018 predominan las obras de impacto negativo en el ambiente, con una preeminencia de aquellas para transporte (asociadas a carriles exclusivos para transporte, así como la realización de nuevas autopistas), así como también obras tendientes a la expansión del riego, con una potencialidad de cambios en el uso del suelo agrícola.
>>> Por su parte, este es el primer año en que los glaciares tienen fondos identificables por $1,7 millones para la realización de su inventario. Asimismo, por cada $1 que se destina al análisis y la generación de información vinculada al impacto de la minería, hay $66 destinados a la búsqueda de nuevos proyectos.